Manuel Payno poseía una clara inteligencia, viveza y naturalidad de narración, de estilo llano y pintoresco, lo que lo caracterizó como periodista, novelador historiógrafico, orador y aun más como estadista. El con la palabra cautivaba y con la pluma seducía.

El Hombre de la Situación es un cuadro admirable de las costumbres coloniales de fines del siglo XVIII y de los primeros años de nuestra vida independiente y en la que este escritor reveló su ingenio para trazar las aventuras del protagonista, que fueron las de otros muchos que vivieron en aquellos tiempos, tan hábilmente descritas, que con un solo rasgo, con una sola ironía, con una sola burla, lograron interesar.

incluye personajes y acontecimientos trascendentales para el país, desde Moctezuma II hasta Ignacio Comonfort.