"Novela que cuenta la vida de Ordalisa, una empleada indígena. El mundo personal de la protagonista, marcado por la pobreza, se enfrenta con los patrones ricos a quienes sirve. Un cristo imaginario sirve de símbolo y guía para su tono crítico. A ratos el texto resulta algo maniqueo, sin distancia irónica para narrar los acontecimientos de la trama. No obstante, destaca el oficio de esta importante escritora ecuatoriana para retratar la distancia entre los miembros privilegiados de la sociedad y los humildes que buscan un espacio en la misma"—Handbook of Latin American Studies, v. 58.