Este librito (69 páginas) está enmarcado en la colección Hooligans ilustrados, en la que personajes del mundo de la cultura hablan de su pasión futbolística. Enric González habla del Espanyol de Barcelona, y lo hace bien, tan bien como escribe. Habla de la sensación de ser seguidor de un equipo de "perdedores" (ya me perdonarán, soy del Barça), y en el hecho de que eso lo transforme en casi casi una cuestión de fe, en un fervor parecido al religioso del que prescinden los equipos habituados a ganar. Todo lo que escribe Enric, aunque sea de futbol, como en este caso, se transforma en una pequeña joya. No, no soy imparcial, yo también tengo una especie de cuestión de fe con Enric González, ¿y qué?.