Es un libro infantil, pero enseña algo tan importante como es la humildad.
Eso es lo que más me gusta de los libros infantiles, que dejan muy claro lo que pretenden enseñar, se leen rapidísimo y si ya los habías leído traen a la memoria recuerdos de la infancia.