“¿Estoy loco, o es el mundo el que se ha vuelto loco?” se pregunta García, un hombre discreto y más bien taciturno que trabaja desde hace años en una compañía de seguros. García, que no tiene hijos aunque vive en pareja, ha conseguido una cierta estabilidad material y emocional, y a lo único que aspira es a que le dejen en paz y nada turbe la mediocridad confortable que poco a poco se ha ido construyendo.

García tiene las cosas muy claras, pero ahora unos extraños sucesos pondrán a prueba los fundamentos de toda su existencia. A lo largo de la novela, iremos viendo si García elude este nuevo problema, como ha eludido tantos otros en su vida, o se enfrenta a esa realidad delirante que todos parecen empeñados en imponerle. Y al final será el lector quien deba dilucidar si la de García es simplemente una crisis personal o asistimos a una transformación radical de su entorno y del mundo.

“Un narrador de inusitada potencia simbólica, una voz llamada a bucear en los abismos del hombre moderno con relatos de aire clásico y trasfondo apocalíptico.” Ricard Ruiz Garzón, Qué Leer.

“Monteagudo sabe delimitar con gran brillantez un territorio físico y mental. Su calidad se muestra en los pasajes perfectamente narrados, en los pequeños detalles y en el estilo que crea una tensión adictiva.” Lluis Satorras, Babelia, El País.

“La creación de adicción es uno de los puntos fuertes de Monteagudo, pero tiene otros talentos: un raro e intuitivo oído para el diálogo real de la calle y una aguda capacidad de observación.” Kiko Amat, Culturas, La Vanguardia.