No debió sorprenderme, dado el estilo de Pitol, encontrarme con que varios de los textos están compuestos con retazos de otros textos, o son los mismos textos de libros anteriores pero con otro título. No tengo problema con eso, sin embargo me hubiese gustado saberlo antes de comprar el libro y no después, quizá es culpa de la editorial Almadía por no aclararlo en su cuarta de forros (como forran con plástico el libro, no se puede hojear en la librería). Me parece que hicieron trampa. También encontré varios errores en la edición, sobre todo uno muy penoso: Pitol nació en 1933, no en 1993, como dos veces aparece en el libro. Almadía nunca me ha gustado en realidad; las ediciones, quiero decir. Uno compra los libros (que son algo caros) por sus autores, no precisamente por la pulcritud de sus ediciones. A veces no entiendo por qué tanto revuelo con esta editorial; creo que hay cierto esnobismo en la gente que la pone por todo lo alto, cierta simulación: si de verdad leyeran los libros notarían más de una lamentable pifia, en mi opinión.